Run run: ¡se fueron a Pana!

Luego de meses sin verse, los miembros del motoclub 30-30 Guatemala organizaron una rodada para mantener la camaradería.

El domingo 9 de agosto, los 12 bikers que integran el motoclub 30-30 Guatemala, reiniciaron sus aventuras sobre sus motocicletas BMW y Harley-Davidson. El punto de reunión fue en la gasolinera Puma ubicada frente al Molino de Las Flores (calzada Roosevelt). Arrancaron sin preámbulo y emprendieron la rodada hacia Panajachel.

En cada viaje, se detienen en diferentes puntos para convivir con más pilotos, chequear sus máquinas y disfrutar los paisajes. Los viajes son organizados por medio de un “chat” del club y sometido a la aprobación del presidente, José Ramón Albizu.

Sobre la decisión de volver a rodar José Albizu comentó: «decidimos hacer este viaje por el tema de estar encerrados cuatro meses en nuestro hogar, nos llenábamos de nostalgia al ver a nuestras motocicletas tapadas y sin poder usarlas. Antes de arrancar motores tomamos todas las medidas higiénicas y las respectivas normas a la nueva normalidad. Al conducir nos sentimos felices porque Dios nos dio la oportunidad de que todos pudimos asistir y compartir nuestra vida en las dos ruedas».

Los motoristas volvieron a vivir la emoción de volver a subir a sus naves en compañía de amigos. Se llenaron de alegría y (como a todo biker) no querían que el viaje terminara, querían “estirar” los kilómetros y llegar más lejos, pero por la pandemia y las condiciones del clima, decidieron quedarse en Sololá. Llegaron a disfrutar de la vista en el mirador de “Atitlán” y al retornar, se dirigieron a Tecpán, donde degustaron un almuerzo delicioso amenizado entre charlas y risas.

A propósito, el motoclub 30-30 Guatemala, espera con entusiasmo, a quienes quieran unirse a ellos y a disfrutar de grandes aventuras. No importa el modelo o marca del caballo de acero todos serán bienvenidos.

Compartir